hace tiempo que no borro los mensajes Spam

La caja dentro de la bolsa. Arquitectura 2.0 (Eduardo Rega)

Spam 09: M1L12E2

Maletas frente a bolsas: “El conocimiento que nos fue dado es como la caja de un fotógrafo: una maleta fuerte y resistente en la que cada pieza tiene su compartimento justo y exacto, rodeado de goma espuma protectora, incluso cuenta con huecos para las piezas que el fotógrafo debe comprar y que suponemos necesitará en su trabajo. Sin embargo, nunca satisface las necesidades por las que realmente se compró. Hay que desechar esta maleta. Tenemos que comprarnos una bolsa de fontanero: una bolsa de cuero que se lleva al hombro y donde todas las herramientas se mezclan. Caben hasta los sopletes y muy a menudo están demasiado llenas.” Dice Federico Soriano. Tarantino tiene una bolsa de fontanero, sin distinciones, ni jerarquías, ni subdivisiones. Abrámosla y curioseemos un poco. (t+cATarantino)

La última sesión se centró en dos categorías de obras: Las que pertenecen a la cultura y las que adquieren el grado de excelencia elevándose a la categoría de la civilización. Se dibujó en la pizarra dos esquemas (una tabla con los dos encabezamientos, cultura y civilización, y una separación entre ambos) por dos profesores distintos: Uno que representaba un muro casi infranqueable entre ambos términos, que sólo unas pocas obras podrían saltar (de cultura a civilización); y otro que trazaba una membrana porosa, posicionándose allí para nutrirse de lo que ocurre a ambos lados. Estos dos diagramas, en su antagonismo, proponen de nuevo una diferencia de potencial. Un acontecimiento. (t+cExtrarradios)

El aprendizaje desde la disciplina de tales Heterotopías Foucaultianas, podría darnos algunas pistas en una búsqueda de la utilidad y pertinencia de la arquitectura. Como Venturi y Scott Brown aprendieron de Las Vegas, yo me he propuesto un viaje para estudiar fenómenos surgidos en medio del desierto, sin sustrato histórico: El imaginario de la revista ¡Hola! Y el movimiento Okupa. Intentaremos aportar una lectura basada en su cercanía a la máquina abstracta de consistencia, a su conformación maquínica, a las cuatro funciones ontológicas que describe Guattari. (3m2a1e)

Map 09: La caja dentro de la bolsa. Arquitectura 2.0


Mi equipaje es una maleta tipo trolley con un 70% del volumen como bolsa de fontanero y un 30% como caja de fotógrafo. En aquélla parte de 70% de bolsa de fontanero necesito guardar una cámara de fotos.  Para ello, con la ropa justa para cinco días de viaje construiré mi propia caja de fotógrafo.

El conocimiento hoy, no nos lo dan, lo encontramos, y los instrumentos para la búsqueda son cajas de fotógrafo insertas en una gran bolsa de fontanero expandida (de relaciones complejas e inciertas), la world wide web. Una gran tela de araña virtual con conexiones pegajosas.

Las cajas de fotógrafo son aplicaciones, programas y páginas de búsqueda con algoritmos específicos, compartimentos justos y exactos que realizan tareas concretas para obtener, archivar e interpretar información en diversos formatos. Cada vez más, las aplicaciones son software libre, con compartimentos customizables. Cajas de fotógrafo con compartimentos de material esponjoso, maleable y con memoria. Espacios de volumen variable. Podemos apropiarnos de lo que almacenan y de los protocolos que lo permiten.

Todas estas herramientas se encuentran dentro de una gran bolsa de fontanero que admite y facilita las interferencias entre las cajas de fotógrafo. Conexiones pegajosas.

El conocimiento que pretende darse hoy o que fue dado hace 30 años, ahora, forma parte del archivo global. Ese archivo es más accesible que nunca, podemos ir de un conocimiento a otro sin límites. No nos viene dado, formamos raíces con uno u otro según nos interese en cada momento. Como Radicantes (1) que en su itinerario forman raíces con un conocimiento de caja de fotógrafo o de bolsa de fontanero, con la cultura (sea ésta alta o baja) o con la civilización. Una heterotopía global, una bolsa de fontanero expandida donde la historia es archivo, y nosotros somos archivistas y manipuladores.

En nuestro archivo cabe desde Bach a Beck, Astrud… De Picasso a Warhol, de Orson Welles a James Cameron, del Hola! Al movimiento Okupa. Éstos son Vectores dentro del campo informacional, que prometen trayectorias, intensidades, colisiones e invenciones imprevisibles. En semejante campo el pensamiento binario resulta reduccionista, vago e impreciso. Frente al pensamiento dialéctico, aquí se opera desde uno N-léctico capaz de gestionar posibilidades, procesos generativos y resultados inciertos.

Arquitectura con compartimentos de material esponjoso, maleable y con memoria. Espacios de volumen variable. Podemos apropiarnos de lo que almacenan y de los protocolos que lo permiten. Arquitectura n-léctica en el campo informacional, que promete trayectorias, intensidades, colisiones e invenciones imprevisibles.

Arquitectura de cajas inteligentes dentro de bolsas abiertas.

(1)Bourriaud, Nicolas, 2009, Radicante, Buenos Aires, Adriana Hidalgo editora.

Anuncios

Una respuesta

  1. no name’s land
    tengo un amigo que es un gran fotografo. la primera vez que estuve en su estudio me quede impresionada por el tranquilo orden que reinaba entre cosas que normalmente uno no sabe como sistematizar: cables, tornillos, alicates, papeles, diapositivas, pruebas de colores, tarjetones de exposiciones etc.

    como cualquier persona en continuo desequilibrio, me siento atraida por todo lo que parece equilibrado. asi que aquella imagen de filas de cajas metalicas apiladas en orden y con etiquetas claras me atrapó en seguida; me quede un largo rato leyendo las etiquetas una a una; disfrutaba descubrir que al fin y al cabo todo puede estar dentro de una categoria, fácil de entender.

    Leí: “cables”, “diapositivas” “negativos” “flitros” “difusores” “arenas” “dibujos” “recortes de prensa” etc y asi hasta que llegue a una caja igual que las demás pero con una etiqueta que ponia “COSAS” . todo de golpe se desmoronó, me hundí de nuevo en el desequilibrio. pero por lo menos alli estaba todo aquello que parecía no tener categoria, sitio, ni nombre, UN NO NAME’S LAND . Y fue la única caja que tuve ganas de abrir. La abrí. Dentro había COSAS, claro..

    agosto 12, 2010 en 11:52 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s