hace tiempo que no borro los mensajes Spam

Residualización del residuo. (Eduardo Rega)

Spam 14: S1E41C3

Seguramente en la lectura de este texto, y tras repasar la evolución del término máquina, nos damos cuenta de que podemos ser máquina deseante, abandonar el cuerpo y centrarnos en las relaciones, los flujos, las miradas, aquél paisaje que envuelve nuestro objeto de deseo. Somos máquinas en potencia, cuerpos sin órganos, intensidad máxima. En realidad somos máquina abstracta, que estamos hechos de materia no formada y de funciones no formales, que somos capaces de adquirir distintas formas, y que todos empezamos como vertebrado abstracto. Además junto con Deleuze veremos que la arquitectura que diseñemos o experimentemos, lejos de buscarle el significado, nos podemos preocupar por su potencial máquinico, capacidad de generar agenciamientos que podamos establecer con ella, formar máquina autopoiética, en constante evolución, nosotros, el espacio y el entorno, sin jerarquía. (3m2a1e)

El edificio está repleto de esos detalles que a los arquitectos nos encantan (en el más frívolo de sus sentidos): como ese punto en que se almacena toda la energía del cosmos donde se encuentran dos huecos rectangulares en fachada; o esa piscina que rebosa en su contacto con el horizonte y los bancos blancos perfectamente cúbicos que proyectan unas sombras perfectas sobre el suelo blanco del exterior; o esa roca del lugar que se aprovecha para apoyar la losa de hormigón del porche y que interfiere en este micro-paisaje artificial recién creado…(t+cICA)

Clement nos dice que el Tercer paisaje es el refugio de la diversidad, el espacio donde se producen las invenciones biológicas (resultado de la hibridación de varias especies). El Tercer paisaje que he escogido en Oporto pertenece a la categoría de residuo, ya que resulta del abandono de una actividad. El autor nos informa de que “La suma de residuos constituye, por excelencia, el territorio de la mezcolanza planetaria”. (Clement, Gilles, Manifiesto del Tercer paisaje, Barcelona, Gustavo Gili, 2007, p.22) Esta investigación también quiere ser refugio de la diversidad, plantear herramientas para provocar invenciones textuales (biológicas de Clement), y fomentar la creación de residuos. El residuo lo entendemos como aquello, que carece de valor oficial establecido por alguna entidad, y que por ello, contiene un valor no-oficial que le otorga otra dimensión, la que cada uno imagine. El residuo invita a la reinterpretación, manipulación e incluso perversión. El residuo puede combinarse, transgredirse y mezclarse con otros para producir nuevas especies textuales. (ge+p_DJset)

Map 14: Residualización del residuo

La acción experimental a continuación consiste, en primer lugar, en convertir en residuo todo el texto SPAM seleccionado. Una redundancia como posición inicial que da carta blanca a la transgresión posterior, al reciclaje. El siguiente paso es extraer los sustantivos dejando espacios vacantes, para luego completarlos con los mismos sustantivos colocados en orden inverso. Más tarde se seleccionan los resultados más interesantes.

Seguramente en la lectura de esta jerarquía, y tras repasar el entorno del término espacio, nos damos cuenta de que podemos ser nosotros deseantes, abandonar la evolución y centrarnos en las máquinas, los agenciamientos, el potencial, aquél significado que envuelve nuestra arquitectura de deseo. Somos Deleuze en potencia, vertebrado sin formas, funciones máximas. En realidad somos materia abstracta, que estamos hechos de materia no formada y de máquinas no formales, que somos capaces de adquirir distintas intensidades, y que todos empezamos como cuerpos sin órganos abstractos. Además junto con máquinas veremos que los objetos que diseñemos o experimentemos, lejos de buscarle el paisaje, nos podemos preocupar por sus miradas máquinicas, capacidad de generar flujos que podamos establecer con ella, formar relaciones autopoiéticas, en constante evolución, el cuerpo, la máquina deseante y la evolución del término máquina, sin texto. (3m2a1e)

 El micro-paisaje artificial está repleto de esos porches que a las losas nos encantan (en la más frívola de sus rocas): como ese exterior en que se almacena todo el suelo de las sombras donde se encuentran dos bancos rectangulares en fachada; o ese horizonte que rebosa en su contacto con el piscina y los huecos blancos perfectamente cúbicos que proyectan un cosmos perfecto sobre la energía blanca del punto; o ese sentido del lugar que se aprovecha para apoyar a los arquitectos de hormigón de los detalles y que interfiere en este edificio recién creado…(t+cICA)

Las especies nos dicen que lo otro es el refugio del residuo, la perversión donde se producen las manipulaciones biológicas (reinterpretación del residuo de varios unos). La dimensión que he escogido en valor pertenece a la entidad de valor, ya que resulta del abandono de un aquello. El residuo nos informa de que “La suma de residuos constituye, por excelencia, la creación de la invenciones planetarias”. Esta herramienta también quiere ser diversidad del refugio, plantear investigaciones para provocar mezcolanzas textuales (biológicas de Clement), y fomentar el territorio de residuos. Al autor lo entendemos como actividad, que carece de residuo oficial establecido por alguna categoría, y que por ello, contiene un Oporto no-oficial que le otorga otro tercer paisaje, la que cada especie imagine. La hibridación invita a los resultados, invenciones e incluso espacios. La diversidad puede combinarse, transgredirse y mezclarse con refugios para producir nuevos terceros paisajes textuales. (ge+p_DJset)

Selección:

Seguramente en la lectura de esta jerarquía, y tras repasar el entorno del término espacio, nos damos cuenta de que podemos ser nosotros deseantes. Centrarnos en las máquinas, los agenciamientos, el potencial, aquél significado que envuelve nuestra arquitectura de deseo. Somos Deleuze en potencia, vertebrados sin formas, funciones máximas. En realidad somos materia abstracta, estamos hechos de materia no formada y de máquinas no formales, todos empezamos como cuerpos sin órganos abstractos. Nos podemos preocupar por sus miradas máquinicas, capacidad de generar flujos, formar relaciones autopoiéticas, en constante evolución, el cuerpo, la máquina deseante y la evolución del término máquina, sin texto.

 El micro-paisaje artificial está repleto de esos porches que a las losas nos encantan (en la más frívola de sus rocas): como ese exterior en que se almacena todo el suelo de las sombras donde se encuentran dos bancos rectangulares en fachada; o ese horizonte que rebosa en su contacto con el piscina y los huecos blancos perfectamente cúbicos que proyectan un cosmos perfecto sobre la energía blanca del punto.

Las especies nos dicen que lo otro es el refugio del residuo, la perversión donde se producen las manipulaciones biológicas (reinterpretación del residuo de varios unos). El residuo nos informa de que “La suma de residuos constituye, por excelencia, la creación de la invenciones planetarias”. Plantear investigaciones para provocar mezcolanzas textuales (biológicas de Clement), y fomentar el territorio de residuos. Al autor lo entendemos como actividad, que carece de residuo oficial establecido por alguna categoría. La hibridación invita a los resultados, invenciones e incluso espacios. La diversidad puede combinarse, transgredirse y mezclarse para producir nuevos terceros paisajes textuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s