hace tiempo que no borro los mensajes Spam

Ordinaria e in-natural. (pt1) (Samuel García)

Spam 43: 4l5C5

La oración es la serie, cadena o conjunto de palabras que trasmite un sentido completo. La unidad lingüística con significado que se caracteriza porque tiene sentido completo. (t+cSuj+Pred)

La fórmula disneylandia también se ha exportado al sector de la cultura desde 1977 con la construcción del centro de arte Pompidou de París de Richard Rogers y Renzo Piano, el primero de los museos mediáticos. De pronto, las cafeterías, librerías y tiendas de suvenires comparten edificio con las salas de exposiciones. El museo se convierte en hipermercado del arte como dice Baudrillard. Además de esto, los museos mediáticos se convierten en los hitos urbanos de la postmodernidad según el crítico inglés Deyan Sudjic, ya que han probado su efectividad a la hora de generar amplios beneficios comerciales y turísticos. Es por esta razón que han empezado a proliferar los auditorios, casas de la música, óperas, museos por toda Europa y Estados Unidos. Para llevarlo a cabo convocan a los arquitectos con mayor fama internacional (que no siempre coincide con los más comprometidos), como Frank Ghery, Santiago Calatrava, Jorn Utzon, Rem Koolhaas, Zaha Hadid… Con esto llegamos a que Todas las ciudades quieren tener su Guggenheim (refiriéndose al de Bilbao), es un símbolo que a través del uso intensivo del márquetin y su respuesta formal asombrosa, se convierte en un claro atractor de turismo mundial que se acerca a la ciudad en cuestión para ver el edificio, independientemente de la exposición que aloje. ¿Cuántas ciudades se pueden permitir un Guggenheim/auditorio de Tenerife/casa da música? ¿Cuántos Guggenheims pueden construirse antes de que pasen de moda y la sociedad los aborrezca? Será cuestión de tiempo. (Fuente: Carlos García Vázquez, La ciudad Hojaldre, Ed. Gustavo Gili, 2004.) (t+cWW)

¿Cómo se proyecta un edificio que tiende a desaparecer? Y con esto no me refiero a la metafísica del vacío y del silencio, ni me interesa citar a Chillida, en cambio retomo aquellas teorías de los años sesenta, que en situaciones como esta (cada vez más numerosas) se vuelven más vigentes que nunca. Arquitecturas desmontables, inflables, instantáneas, flexibles, adaptables, móviles e impredecibles. Arquitecturas donde el factor tiempo se convierte en herramienta determinante de diseño. Decidí viajar a Londres en busca de Cedric Price, por su característico sistema de pensamiento abierto y actualizable, que evidentemente no ha muerto. Me propuso quedar para tomar una taza de chocolate en el Fun Palace. (t+cSilCol)

 

Map 43: Ordinaria e in-natural. (pt1)

 

“Ordinaria,

ficar contigo é bon,

….

Perigosa,

e cada vez melhor”

CANTUARIA, V.

 

CÁSCARAS

Como una miríada de paisajes caben en la cama, el bidet, el sofá…,

en mi ciudad, mi hogar disperso,

insospechados ámbitos de intimidad se acomodan en el regazo de la poiesis de multitudes.

Cáscaras de muchos, conforman intersticios de otros.

 

Reconocer en estas cáscaras las arquitecturas ordinarias, vitalistas,

que no se obcecaron en la búsqueda solitaria de una mal entendida noción del musicar,

y  “dan una prioridad a una tozuda honestidad en respuesta a sus alrededores y requerimientos”[1].

Esas que los guardianes del templo llamamos mala arquitectura,

“con todo nuestro amor y desdén”[2].

 

CONGLOMERADOS

Mi metrópolis, conglomerado de múltiples paisajes de nuestro medio,

camas, bidets, calles, jardines, cuerpos, aromas, cáscaras, espumas,…

Pretender controlarla como mucho aporta granitos y huellas (fundamentos de su topología),

a una arena cuyas políticas son inciertas,

ordinarias, a la vez que altamente específicas.

 

Y mientras, lo ordinario ha sido omitido hasta ahora del ámbito de lo excelente por los guardianes de lo ejemplar.

Lo ejemplar, construido en su lugar, en el espejismo de un sentido de avance,

esboza certeza sobre certeza una espiral caricaturesca de una babel monolingüe.

Lo ejemplar, creyendo ser mano entre cuyos dedos se escurre el líquido ordinario,

termina por desvelarse como inevitablemente soluble en este último.

 

“Aquello por lo que lo dado, viene dado”[3] no precisa de valoraciones morales,

ni acompañarse de contextualidades,

pero acostumbra a parecerlo.

En términos matérico-energéticos, escindir lo ordinario y de lo extraordinario se adivina fútil.

Entre lo mediocre y lo excelente, diferentes devenires acontecen,

heterotipos conviven con homogeneidades,

en conglomerados contextuales que llenamos de significados.

 

La complejidad,

a contrapelo de quienes quieren aprehenderla,

custodiarla,

reproducirla y transmitirla en las academias de la diferencia artificial,

fluye entre nuestros dedos.

 

Escurriéndose entre ellos,

nos constata la textura ligeramente áspera de lo cotidiano: diversidad.

 

CUERPOS

Entre tu cuello y tu pelvis,

el país de mis herencias y trayectos,

se confronta al cosmos ordinario.

 

Sorprendiéndome embriagado,

puedo creer en tu singularidad como en la mía,

sin razón alguna…,

y ni falta que hace.

 

La vida,

gran cuestionamiento sobre los impulsos de nuestra naturaleza y la poética que dibuja con otras naturalezas.

Planes, expectantes membranas,

tratan de contenerla en su contorno evidente[4],

aprehensible y comunicable,

de los que inevitablemente, se escapa.

 

Tu cuerpo,

ordinario como el paradigma de singularidad que pretende el mío,

igual no es cáscara de nada nuestro,

con el tiempo,

igual ni lo aparente,

igual si,

¿desigual?, seguro.

 

FICCION-ES

Aparentes.

Artes de lo verdaderamente falso, de lo falsamente verdadero,

Ilusiones,

si se adelantan,

muerden entusiasmados los rabos de frustraciones,

círculos de promesas,

que igual ni pretenden cumplirse,

si no…, no serían promesas.

 

Ciencias de lo perfecto,

pies, en la tierra de imperfecciones y deseos.

 

Ordinaria e in-natural,

Os creo como un bobo,

y a pesar de todo,

aún no sé…

cómo creeros.

 

[1] Kuroda, J.; Kaijima, M. Made in Tokyo: Guide Book.  2001, Kajima Institute Publishing Co.  p9.

[2] Kuroda, J.; Kaijima, M. Op.cit. p9

[3] Tocando aquí de soslayo el concepto de diversidad (constatación), y diferencia(aquello por lo que lo dado viene dado, lo más cercano al noúmeno del fenómeno);  deleitarse en: Deleuze, G. Difference et Répétition. 1968, Éd. PUF, Paris.p.286.

[ 4] Vida y cuerpo sin organos, en Deleuze.G, Guattari,F. Mille Plateaux 1998, Éd.Minuit, Paris.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s